Saco roto


SACO ROTO


1
¿qué es lo que vuelve, lo que se me pega en la suela de las zapatillas, como chicle, barro, caca?
 que  pone nombre y que recuerda, a cada paso, dejando una huella de porquería, de culpa y cosa seria, y que me avisa, que estoy en riesgo, siempre, que esté atenta del mal paso, el arroyo por crecer, que esté atenta, que se me puede configurar la fantasía y volcarme en rayo de luz, para cualquier lado, serpentina del viento norte, que  esté más que alerta de caer en mis trampas, bellas, perfectas, sigilosas. mano de artista viviente, tela de araña y araña, a la espera de dar el zarpazo.



2

                                                                                               Arena


El sueño en mis manos se me esfumó como arena caliente del desierto

¿o de la playa?

solté la toalla de mi cintura y la dejé caer         a mis pies   
corrí al mar y entré
 con la urgencia del bañero
que ansía justificar su sueldo
         y del agua no quise salir 
                                                                                          a tomar aire, a mirarte de frente a que me beses en boca
                                                                                          a que te muerdas el labio a que sudes enero a que me escupas 
                                                                                          en la distancia a correrte para dejarlo merecido a que te piense 
                                                                                          en cada esquina   a seguirte los postales en los portarles a pensarte 
                                                                                           de ida y de vuelta a pensarte de pies a cabeza a pensarte de día y 
                                                                                           de noche a cortarme las venas para sangrar entre las piernas a 
                                                                                            solltarme el pelo en tu ascensor al infierno
adentro del mar me zambullo al mundo nuevo
al prometido                                   verde vergel del sersiendo
                                                                                        esgrimiendo un rostro limpio
                                                                                       en la espada en alto
                                                                                       bailan muertas mis caretas desgranándose
                                                                                       como arena de la playa

¿o del desierto?
 con turbante viajando por las dunas 
siguiendo la huella de la serpiente
conocer su guarida
 y dejarme  cazar por el halcón que la perseguía
para subir al cielo
     para hacer hilachas mi vestido para que me desgarre
la piel la carne     en las piedras más altas,
en la cima
donde mis ojos se pierdan en el horizonte norte
en las sierras inundadas
y ya no sienta el dolor de abrir mi corazón
fruta jugosa
de desangrarme
y otra vez caer de mejilla a la arena
revolcada


3
                         Algo   
                         (canción)
 espero
respirando por la boca
corto y seco

encuentro
un lugar
en el silencio

algo
de lo antiguo y de lo nuevo
    va erizandosé en mi piel

un relámpago recuerdo
         adentro mío
es muy poco ese momento


      quiero amarte
 como al mundo entero



4

             EL    ARMA


él puso un arma en mi mano abierta
y me dijo:
- esto es así.                                                     me la hubiera llevado a la boca
                                                                        en ese momento hasta tragarme                       
                                                                          toda la leche de sus balas
pero   entró la duda
como una semilla
en la tierra
    que brotó
 fue árbol
y dio sombra
         a la campesina
que abre un pañuelo
y encuentra un pan fresco,
y apoya la espalda
en el tronco erguido.


Esto es así - dijo
y todo lo demás fue ajeno.
yo sentí el metal en mi mano helada
y pensé que debía guardarla rápido
antes de que se me quiebre la mano
como un pedazo de hielo.                                       La envolví en un diario
                                                                             como a unos huevos crudos
                                                                             con el cuidado del verdulero
                                                                             que enrolla el paquete
                                                                              y le hace esos pliegues
                                                                                hermosos
                                                                                      de regalito.           
Salimos de la célula
era tan tarde que no hacía frío
el aire
estaba estacionado
en un tiempo todo nuestro                              
                                                                         caminata hacia el último colectivo
                                                                         larga distancia
  

                                              hablaba de la libertad
                                      y la sangre se le llenaba de lágrimas
                                                    y el corazón de fuego
                                                                                ardía

  terminal
     puerta giratoria
de un lado te tengo y del otro
te vas
juego
calesita reclinable
café tibio          bye bye                                                           
                                                                                      alejarnos los cuerpos
                                                                                     cada uno con un chip gemelo
                                                                                     insertado en la médula
                                                                                     en el mismo espacio
                                                                                     entre las vértebras
                                                                                     
                                                                                      la misma activación   
                                                                                          programada
                                              r e s p o n d e r í a m o s

           regresé a casa y solté el bolso
            como a algo para olvidar
           traspapelado
             me lavé las manos,
              comí algo
             rendi las cuentas   
                           descansé
                                                                              de madrugada
                                                                              el bulto latía   
                                                                              tuve que abrir el cierre
                                                                              soltar el botón
                                                                            y con la firmeza del deseo
                                                                                    abrir el papel
                                                                                    hoja a hoja
sobre la mesa                                                                                             
sóla frente al arma                                                 ya no buscaba
                                                                              la prueba mágica de que
                                                                              si me agarrás del pelo de la nuca
                                                                                     bien bien fuerte
                                                                                  voy a someterme
que desbordaba poder
como brotando la
sangre del cuello del rey

tuve que sostenerme
con las dos manos sobre la mesa
con las piernas separadas
como esperando
que me palpen los costados

y empecé a llorar
tan fuerte que gemía

jadeaba
 algo nacía 
algo de lo que iba a ocurrir
desde algún lugar
volvía del futuro
a darme las gracias.



                                                                          
5.


Puedo encontrar
mucho amor
a la vuelta del origen

y caer en saco roto



julieta 2015


No hay comentarios:

Publicar un comentario