¡nuevo libro! ROPA / DESNUDA poemas y narrativa






r  o  p  a  /  d  e  s  n  u  d  a

Julieta marina Barrantes





a mi familia toda


Este es un libro que contiene dos libros, o un libro con dos caras lado a lado b, ROPA y DESNUDA.
Cronológicamente puede ser primero ropa y después desnuda
pero vuelvo a vestirme, y también vuelvo a desnudarme.
Son textos escritos entre muchas temporadas. vuelven las modas.
Ropa es mi costra de ciudad y mal aire, que educa y enseña.
Desnuda busco ser, sin nudos, así me muestran y contagian y agradezco  a la Gran Madre,  Madretierra, madre selva, madremonte, mis abuelas, mi mamá, matrona, madrina, hija, hermanas, amigas… seres de luz compartiendo camino   comunidad.







         r  o  p a
                                                            
                                                    ella se desvistió y quedó en el suelo






Como la sombra
la dualidad nos acompaña
en este secreto andar
con pies y manos
con hambre y sueño





          Sin bulla
Peleaba a lo grande con la sal y el vino  y se estampaba contra la tele.
Tenía que entregarme a su fin  antes de que se vaya,
o irme yo sin bulla, ni mal aliento.
         Juegan los perros en la vereda con las bolsas de basura
dos metros bajo el pavimento obreros trabajando
escucho el colectivo y empiezo a correr
         así empieza el viaje
no pienso en lo que olvidé (los puchos sobre la mesita de luz)
trepo al tren de neumáticos con el último silbido        en movimiento



                                                                        Desde la ventana del colectivo veo:
En el zaguán un encuentro a deshora.
Abriendo una carpeta, él busca un papel.
Ella mira por encima. Ahí no está
-girando su cabeza, fuma del cigarro-
Lo encontré, dice él.
Y eso amerita tirar el pucho
y pisarlo con la parte lisa
de la suela de su bota.


    CENTRO
En la caminata diurna el aire es gris y pesa
los multiorganismos pluriformes peleando por el paso en la vereda
con las máquinas    cuerpo a cuerpo   al cruzar la calle   con la carga 
con el peso y la espada      con el vuelto y la moneda.
    ¡Abril! ¡Abril!                           (transpira la mano en el teléfono)
            mientras del agujerito el agujerito por el agujerito va al agujerito
                                                               la mano de la máquina
   ¡Julio! ¡Julio!
La mano de la esquina al hemisferio del centrotráfico
desaira   vuelve y arranca   va por más y acaricia        un semáforo
el cordón de la vereda       la baldosa de cemento.
                                                                 (rebota la comunicación)
  ¡Abril! ¡Abril!
                           va la especie del romero   los aromas fuertes    
purificando el aire interior de cada vaso rojo de hierro    
va el silencio en los ruidos del monte
 abriendo los canales del sentido                            
       vuelve el cuerpo a la escena comiendo las semillas
       entra el régimen del pivoteo a enterrar la esencia
vuela el pájaro hasta la avenida                  por la esquina la angustia seca
  del cemento en vena










 Descansa
que te sueña
una esperanza

  Desviste tu alcance
    comienza
por levantar un pie



En cualquier ciudad del mundo
en el cruce de dos calles,  en una de las cuatro esquinas
 Se detiene  una mirada inocente          austera
     como embebida en agua limpia de los ríos de los cielos

Alto movimiento   saldos vibraciones
de ojos de pies de ojos con pies
 de manos escondidas  de corazones inquietos
 Rápido fuego artificial combustible de papel
                   Tiempo

¿qué ojos miras si te miran?  -los del grillo trasparente
¿qué ojos miras si te ven?  -los de la cuenta corriente

                 ¿Y los ojos inocentes?               no miran, no ven
          distinguen luces frescas de otro día,
          algo de eso que pasó y que viene
         que está   
   un grano de sol                     abriéndose
                                                                                                                                         para Álvaro, orfebre del Paseo





En el cuarto secreto miraba su reflejo en la hoja plateada
el cielo estaba cortado al medio en el horizonte norte
                       arriba oscura   abajo gris 
los mosquitos se apoderaban del calor    las molestias sin fin
escuchó que subían las escaleras    alguien  acercándose.





la relación espacio tiempo es visceral
¿A dónde caerán estas  guaridas?
Si, estoy tanto más contenta aquí  refugiada

         la llegada desprendida
produce efectos trasmundanos
     y despeina
         ahí vamos   a todo vapor
mientras sonríen los minutos atrasados
 que no van a volver...
¿a quién merece?
¿Dónde está la felicidad?
En el lóbulo frontal de la corteza cerebral, un poquito a la izquierda.
 Pronto una simple pastilla nos beneficiará.




Ciudad de Córdoba año 2000
Una soga de tu talle

Mirá, mirá como las palomitas vuelan sobre la avenida.
Sentí loco, sentí  como caminan mariposas multicolores sobre tu espalda.
¿Ves? ¿Ves a esos chicos jugando al fútbol en la canchita? .
Mirá el tierno perro como te huele el culo. Y seguís caminando con tus tacos altos, ¡ojo! ¡ojo! con el posito de la vereda (y con el de mi corazón).
Escuchas, ¿escuchas? un piropo improvisado te seca la cabeza, no más que las ondas calóricas de tu planchita todos los días.
Doblas, de un sexto piso te cae un cuerpo tieso, con una soga al cuello. Gritas aterrada, y  el morboso espectador se acumula para ver el espectáculo. Mientras te escapas de ese terror, limpias tu camperita que nada rozó y entras a tu edificio. Subís corriendo las escaleras, abrís la puerta de tu depto, desesperada, buscas, buscas una cuerda para vos, de tu talle extra small.





La virgen del cielo se escapa
tiene un pajarito entre las manos
que escurre su vuelo entre sus dedos

con el vuelo que se escapa
se va la virgen del cielo





¡Guacale!
    entre los misterios del silencio
los ministerios, las punzudas charlas
entre marines y mandarines
por sus semillas que no germinan
del silencio tras compuertas de cometas
de todas las esbeltas
cómplices tras el espejo
 cómplices del desastre, por el silencio
del ruido de tu cascada, de tu arrebato.
                       ¡guacale!
Mendigos, mal de niños porosos
contaminados, griposos, malhumorados
del dolor con dientes y colmillos
de cada noche entre las piernas
y bajo la almohada del acento
                  ¡guacale rabia guacale
              oreja ojera ojuelo ojoso ojo ojo!
                                        ¡guacale!
espejo maldito
reuniones de tornilleros y cristos
renuncio a los tuerces de trances
y a los modales, todos igual de malos,
ni los bombones son buenos
pasados de nuez y almendras sintéticas.
                                      ¡guacale!
Los vagones que absoluto y porquería
¡despeñaderos! Tantissssiiimmmmmoo
ruido bajo la tierra que escucha
y no grita…. hasta que….
                                       ¡guacale!
los que gritan, los niños y las niñas
los hombres y las mujeres, los llantos
desahogo en el ahogo en el arrastre
de los huesos entre los restos,
el gran viento, la gran ola, la gran tierra
      los perros aúllan o ladran
                                              a las escobas

Voy a ahogarme los pies
en algo parecido en algo parecido a sal y aceite cuajado
Descansaré mis pasos y soñaré seguirte, andando.
¡Tengo miedo amor dentro de este río!
¿no ves que raro el mundo? Ahora yo destiño, 
los granos de sal todos negros y el aceite, amarillo.

Va creciendo el pasto verde
se alza entre hormigas y hormigón
y no pudo la serpiente salir de cara al sol
¿Habrá oído la gaviota mi triste canción?
 o es el mar quien se lo dijo y no cría su pichón.

¡Dulce aroma de verano, que en mi recuerdo quedó!
¿Se fue por siempre la primavera de la que vas a nacer vos?

_La primavera siempre vuelve y prendida se quedó
de una violeta de montaña y del nido de un gorrión.
No la extrañes lamentera y limpia tus pies de flor
con esta telita seca y con aire de balcón.
¡Qué tu amor muy pronto viene  no debes soñarle ya,
que lo alejas mientras tanto con tu triste palpitar!
Saca afuera lo que traba que tus pasos puedes dar
y cuando encuentres tu ritmo ponte prontito a bailar.





 “Mira que hermosa mañana
la naturaleza me ha sacado de la cama
que linda mañana”
                                Agrupación  Mamani

El día soleado, el ruido de la calle, la ciudad en movimiento,
un monstruo insomne, mala noche, sin dormir, entro al baño, atajo el golpe del reflejo con la mano transpirada en el espejo, dejo una huella, para que esta noche vuelva a reconocer el peligro de las horas que pasan el tiempo, correr a un nuevo día.
Busco el pantalón de jean, ayer me veía bien con él. Me siento como empujada hacia la calle, no puedo negarme, hay un sábado que se está despidiendo de su mañana y me espera ansioso en la feria de frutos.
Estoy caminando entre los gritos de oferta, una naranja rueda delante de mi, de izquierda a derecha, si fuera un gato negro, pienso, sería mal augurio, pero siendo una naranja, no se, compro naranjas, bueno, si, medio de tomates, no, el perita, repollo, el violeta, ¿qué sale?, ¿tiene rúcula?, coliflor, ¿no tiene más chico? si, el más chico, es para mi sola.
Me cocino en el medio día extendido, para mi sola, un gato, un canario, un perro, nada de eso, mis plantas y un hombre, que a veces me besa en la boca. Lo extraño. Me conecto mientras hierve el coliflor, un olor que abre ventanas, que prende saumerios
 en la sala donde entro en el msn y se cumple la ley: “si lo extraño,  él no estará”. ¿Navego? la internet es un barro denso para mi, un pantano ciego y mudo, borroneado si él no está, si no se apresura del otro lado una voz que no me quiera vender algo.
Abro correos viejos, fwd, un video para ver, un payaso le canta el feliz cumpleaños a su novia que esta lejos, y ahí están las ventanitas, de más y más, de millones de videítos esperando a ser vistos. Videos urgentes, videos absurdos, videos como ojos que miran y muestran, como ven ojos que no son los propios, pero pueden ser del mismo calibre, de la misma especie, o no.
Un ojo con un círculo con otro círculo dentro, un dibujo con un centro nítido opaco, con un centro de algo que es espacio y tiempo y está frente a una pantalla de computadora o detrás de una cámara y parpadea, y es enorme y la música del mar que por lejos desespera, un ojo que parpadea y habla los mil idiomas del cielo, por estar en la tierra, por ser del mar, por callar, por encallar. Una ballena sobre la arena, esperando volver al agua, o esperando volver a casa, a un sol como un ojo que chupa o empuja, a volver o a salir, a la calle, a caminar hasta el mercado, a cruzarme con una naranja que pasea y cocinar un coliflor, para abrir ventanas, mientras el vapor sube y la marea baja.





Mediterraneo
bandadas de nubes se amontonan
buscando refugio en un gris sin brillo
las atraviesa un avión volando
    llega a algún lugar
    aterrizamos
 nos venimos despidiendo y encontrando
con las estaciones

acá         los árboles hacen nudo en las heridas
y vuelven a crecer el año próximo
el gasto se escuda tras la oferta
  y vence
en cohetes llevan la basura  al cielo
que venden en parcelas sin estrellas incluidas

busco en la playa un lugar ajeno
a los ruidos  las tormentas
  el océano tan lejos
y el mar
 hasta las rodillas






Puerto Limonao

Conociendo  el puerto
el rostro y el gesto
alistas tu maleta
descargando peso
zarpando encontraras el camino.








“En mi barrio veo  bandadas de niños matando pajaritos”

El atajo era por los túneles. –EL QUE LEE ESTO ES PUTO- rezaba una columna de ladrillo y cemento. Irresistible era, leer el mensaje cada vez que pasaba por ahí, entre el olor a meo y la basura. Me fui para siempre de mi barrio cuando conocí a un chico que me contó que en otra ciudad había un barrio igual, con otro nombre, pero con los mismos túneles y la misma escuela pública. Mi barrio terminaba con el olor a galletitas de la Lia, en la canchita infranqueable de charcos de barro. Yo andaba en bandada cuando se hizo de noche y sólo había luces muy lejos y en esa distancia, el peligro y la emoción. Entre todos lo discutimos largo rato, si caminarlo o no, y yo fui de las que siguió hasta el alambrado a los que no volvieron. De siesta, bajo la gran Mora, escondida bajo un pedazo de escombro hay siempre una revista porno, y la rama del árbol invita a un encuentro prohibido. Entre esos árboles de la canchita, es donde apareció el chico colgado,  era el novio de la hermana de la amiga de mi hermana, yo no lo vi, pero imagino, la cap cortando la calle, las viejas chusmas, las viejas chusmas, las viejas chusmas, ensuciando las veredas  a escobazos, y el joven triste colgando su pena para siempre del  árbol. La cadena enroscada a el caño, siempre igual, por mucho tiempo donde faltaban las hamacas, en la placita den frente de mi casa, por orden municipal, veda de vuelos de hamacas, hasta que un día ganó otro intendente y unos señores vestidos de naranja, se pasaron la mañana como monos subidos a los caños y daban que hablar a las vecinas, porque parecían chicos, parecían, y justo yo volví de la escuela por el atajo de túneles y fue una fiesta de sonrisas, dejé la mochila en el suelo, volé un rato con mi hamaca bien alto al cielo para volver vertiginosamente, a la tierra.





el brazo espiralado del desvío
la ruta tensa del frío
encontrarlo
 cierto y descalzo
doloroso como pupitre o espantapájaros
y darle algo de amor o sonrisa
         convencerlo
que me limpié los párpados de lagañas y temores     
 me despierte la mirada para ver mis flores
debajo de los días  encima de los árboles
y que con apuro                amen
 con apuro     me vista de colores
no pierda tiempo    nos echemos a andar
en el brazo espiralado de la ruta angosta
esquivemos  los fríos desvíos
y vertamos el polen de las flores que veamos.




     Cercanos al estremecimiento de los labios enrollados         de las mariposas
deduje  la canción del día.  nos faltaba espacio y subimos a la cocina   ceremonias  mate listo. guardé la última sábana en el placard  y abrí las carpetas amarillas
  llenas de música    la canción del día no aparece escrita       ventanas
      ya es media mañana y el fresquito matinal se fue a dormir.  en enero el vapor de la casa llovida   como los pajaritos canta fortalecido.  negra, me dice, me dice gringa, me dice rubia, ¡negra! por ahí me dice,   y puede que pase el tiempo hasta que lo atienda. Sé que me espera, para darme el mate. A veces yo ansiosa     otras sólo osa     lo busco a los apurones.   iré a regar las plantas, sin terminarlo, lo dejo apoyado entre los tréboles       ,                               lo olvido,
                   las plantas se mueven     regocijan mi impresión  los verdes
    así la yerba se escurre entre los bordes del mate  empieza a caer esparciéndose    
 el piso deberá barrerse y esto demora la tarea
y el mate vuelve a acercarse   lo preparo amargo   yerba y el agua a punto
     es el mejor secreto.




Dentro de un caleidoscopio
mi vida austera y pura
igual sangro mensualmente
al clamor de las lunas
y de los amores perdidos

Nueve meses
 en un caleidoscopio
         no entran

En un caleidoscopio
no entra el vientre
  del amor huérfano













Bicho de ciudad
Ella cruzó la calle, se le disolvió el paraguas bajo el vestido y chorreaba, sudor y sangre. Nadie lo podía ver así que siguió, muy despacito. Ella no tenía para un taxi, así que siguió por las galerías techadas, otro cielo, tarareando manuelita, pensó en parís y relajó las piernas, despacito, se desenvolvía bajo la tarde en otro ritmo, como un ser de otro mundo, un insecto. A nadie llamaba la atención, todavía. Podía seguir su juego de cucaracha chueca, de tortuga con peluca por el borde de las vidrieras. Llegó a Colón, alcanzó el trolebus y viajó parada en el codo insecto del gusano doble, sin mirar a nadie, sin sentirse vista, des-cubierta. Se escabulló para bajar y llegó a ese tiempo de interior de cambio de ropa, de charla con mate amargo    vuelta a casa.




Marina
 pronta a la tierra
un mar añejo lo dijo todo
su oleaje, su noche sumergida
sentías  viajando las mariposas
y era el viento moviéndote la camisa
y era el sol que en sus aguas
le resplandecías.
Tus labios blancos de resecos
se abren besando el paisaje de arena
y la esperanza es verde
sólo si te acercas.






pACTO

Liberación. Entera frente al espejo
.... eso es tanto.
Lo que quise, es dibujarme... desnudé mi torso frente al espejo.
He vuelto, por un momento, a amarme. Mi pelo está tan corto...
En la sala, entre el desorden de la mesa, he colocado el espejo.
Hermoso, refleja  como un paisaje de fondo los  azulejos de la cocina,
los armarios, el reloj a las doce p.m., el horno, el calefón,
donde nunca los había visto, en su reflejo.
Decidí dibujarme. Volver a hacer un pacto con migo y comenzar.
Ha muerto tanto en mi. Tantas veces. Días de duelo eterno.
Anoche corté mi pelo, más corto que nunca y despactada,
volví a verme horrible.  aletargada, un día entero.
Ahora pactada me siento hermosa escribiendo signos en este papel...
........lo veo más mágico.... así los días empiezan....






                                           d e s n u d a






ORACIÓN
Oración a la Virgen Desatadora de nudos                             (Copiado de estampita)
Santa María desatadora de nudos Santa María, llena de la presencia de Dios, durante los días de tu vida aceptaste con toda humildad la voluntad del Padre, y el Maligno nunca fue capaz de enredarte con sus confusiones.
Ya junto a tu Hijo intercediste por nuestras dificultades y, con toda sencillez y paciencia, nos diste ejemplo de cómo desenredar la madeja de nuestras vidas.
Y al quedarte para siempre como Madre Nuestra, pones en orden y haces más claros  los lazos que nos unen al Señor.
Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra, Tú que con corazón materno desatas los nudos que entorpecen nuestra vida, te pedimos que nos recibas en tus manos y que nos libres de las ataduras y confusiones con que nos hostiga el que es nuestro enemigo.
Por tu gracia, por tu intercesión, con tu ejemplo, líbranos de todo mal, Señora Nuestra y desata los nudos, que impiden nos unamos a Dios, para que libres de toda confusión y error, los hallemos en todas las cosas, tengamos en Él puestos nuestros corazones y podamos servirle.



Vuela la maravilla
  entre el prana y el vacio
      gira la vida su rueda sin fin
forja luz en la mirada
equilibrio en el aire               pies con raíz
la maravilla se abre como venida de lejos bienbienbien lejos
sin detenerse nunca
atraviesa por mi,  poros tejido
mi piel vestida
  pulóver verde de lana.




voz de caracola

  Mi voz de niña no murió ni duerme
a veces la saco para atender el teléfono
en una caracola
o la guardo en su espiral
la empujo con el dedo
para que llegue al centro
                   se contagie de mar.
                                                   Para hermanana Vir
                                 




Hemos llegado a la tierra
de amapolas de rojos brillantes
              descendimos                                                    sacamos nuestras lenguas
en su tribu de colores                                                                frente al néctar
       vuelo delicado                                                                       abrían su pistilo
                                                                                                   para decirnos algo
                                                                                                             un mensaje
                                                                                                       un código genético
   En el hablar despacio   
 en el acentuar perfecto
entendimos los nombres de las estrellas
el largo camino del laberinto
  el centro del espiral                                                Ardía el sol de tan cercano
  la vuelta al símbolo                                              volvimos al mundo de los humanos




  

       Bracita de cigarro
 que prende en cada aliento
inspiración en la noche
      fuego
 ven. viene. bendice
estoy acá   al pie de la flor








Irán al monte nuevo
los nuevos cielos
y mis tardes de oriente
llegan del futuro
como un aroma
un breve vuelo






Madurar la maravilla
día a día
festejar
fiesta del ñandú
cuando saca el pico del pozo
y puede ver su cuerpo
        de enorme ave
 y ve sus patas larguísimas
       su huevo gigante
su gracia prehistórica
            dinosauria








Aromito
                                                                         Aromito, junta tus manos
                                                                              a lo cierto, al ciclo
            que cura tu espina
     a tu flor que abre la puerta
                a tu próxima vida.






  circulo
conejo                                                                           
  fuente
escapa de la peste Pachamama
cambia el viento
que se apuren los pies a comenzar con nuevo sol
 una vibración más alta de amor
conecta conecta mi antena
a la intuición.               perfuma el aire de la luna
a la nueva mujer que soy






                    la fuente
   que fortalece al árbol
para que aguante el temporal
para que haga fruta y monte
proteja al niño y al hombre
     
  la fuente
galopa el tiempo
                   y lo abre
hasta temblar en hilo de miel
   y si vamos a caer
                  que nos proteja
            la fuente
que nos devuelva a casa
la fuente
que nos atesore en calma
            junto al árbol
         en el monte






¿puede el amor con el mundo?

¿puede el mundo con el amor?

vibra y siempre llega
atravesando sentidos

como el soplido que de lejos
mueve la llama de una vela



Camino     
es por dentro el recorrido
    Sedienta
me atrevo a esperar la lluvia y su paisaje
beber   manjares      subir bien alto y ver
      la forma de la tierra
             ¡Ay camino!
¡hay huella peregrino!
Me  convoco  a mi destino
recorrido de sed  que aplaca
el agua de mi sangre
en tu inmensura.






brujito del monte
tu fueguito en la noche
   me mostró el secreto de esperar ,
te vi bajando la sierra con sonrisa de niño
   descubriste el paisaje para pintar
una ramita y un cielo    llenos de flores

             Para Marcos








Quisiera en estos momentos
  abrirme paso al cielo
       es como si nunca nadie
hubiera recorrido ese camino

Te expandís sobre mí 
      y    me siento dentro tuyo
         en el abrazo
 viajo
     al ritmo de tu corazón
  que suena
en todas partes  de tu cuerpo






entre la tierra   la arena    la sangre   de mi cuerpo
        mujer   de   luz   y   de   luna
 abrazo la brasa  de   la boca   del sapo
     fuego de mil   años







el monte me atraviesa
atraviesa la casa
hay bichos por todas partes
insectos de todos los colores
que no entienden lo del vidrio

pajaritos y murciélagos anidan
entre la chapa y el cielo raso
somos una comunidad
al s/n de la calle pública

recién pise uno
con muchas patitas
que hizo
crishhhhhhhh
yo también hice
crishhhhhhh
de la garganta al estómago
me corrió la imagen y el ruido
          el monte me atraviesa


Hermoso jardín
las flores hablan
    les entiendo
                         todas llaman:
a mi centro
a mi centro
a mi centro
 a m a r i ll o
Obediente
soy un bicho tornasolado
  de alas escondidas
                cuidando mis huevecillos transparentes

                                                    para Andrea manantiales









Crece crece mariposa
cubre todo y más allá







Yo conocí a el monte
me metí entre sus espinas hasta abrirme la piel y el olfato
caminé hasta un claro en la altura de la sierra y el alto sol
fortalecía la vista al paisaje de los pájaros.
               En cuclillas descansé
mi panza estaba redonda de luna llena y amor
     imaginé  ahí mismo a mi niña en aventura                                                                          
aprendiendo de su cuerpo       enseñando a su cuerpo
la respiración de la hormiga entre los cactus escondidos.
  No recordé a las abejas que nos dejan porque sienten
                 la amenaza de la vida sin flor.
  Ella estaría ahí jugando, flor de la tierra,
aprendiendo la defensa irrebatible del monte
  que florece en suave sol amarillo
contiene su futuro entre  piedras y una capa alquímica de tierra fértil.
  No pensé en la amenaza de el desierto verde tras los alambres
con vientos venenosos de flor gris y fruto mutante
 ni en las abejas danzando locas sobre las sogas del hambre.
Sólo sentía en mi interior a el monte en
     el movimiento dulce de la  semilla  germinando.

                                                                       Para Esmeraldantú, guardiana de el monte,                                
                                                                     que nació entre las sierras al ladito de un Tala




          Profundo tu nombre late
como un músculo que no puedo relajar
Lo haré cuando atraviese
    como un pez
por un túnel estrecho
hueco en la piedra de un río

Lo atraviese con un aire en desgaste
con un ansia de aire
con un alivio de aire
      y salga en un salto a la luz

  No deseo ver más que eso
 un instante de nacimiento





en gozo en dulzores
        en azares
en caricias de nido
  en sonidos de río
a centímetros del suelo
a centímetros del cielo

                                                          andaba entre las hojas
                                           a la altura de las copas de los árboles
                                  descalza   ardida en vuelo    casi pájaro   sonriendo












        …. a la altura de las flores
       bien cerca de la tierra y del sol…




Vamos a ser luna
de agua clara
Intercambiando el fuego en  primavera 
hablando del aire como madreselvas
 las serpientes subiendo por el cuerpo,
las arañas picandonos el pelo
“pedacito de pacha,
          gotitas de leche tibia”
               Abrigando a la era
abrazando el  fuego
disfrutando  la fruta
y el  fruto de nuestro vientre
                     seres de luz entre nosotros.
                                   
                                                para Euge







Te anuncio en calostro
y te asumo en ritmo tibio.








si despierto
todo despierta
los árboles despiertos
las piedras
la tierra toda
despierta
despertame
vos que dormías
dentro mio
dentro de un árbol
como un capullo
y saliste a ser
flor y fruto
a dejar semilla
esmeralda




Hoy me sentí niña en risa y vuelo
charlé con los pájaros
me contestan sinceros, ¿cómo va tu día?
 hermoso, como yo lo quiero.
Fui lombriz en la siesta,
buscando meterme en la tierra
trasplanté cien capullos,
los regué con perfume y agua fresca.
En cuatro patas fui oliendo
el atajo sendero que me llevó por el río
a encontrarte de nuevo.
tomarte en mis brazos y abrigarte el sueño
pequeña cachorra bañada de cielo
estrellas nos guían, por el camino estrecho
Volvamos a casa prendamos el fuego
el amor espera    olla caliente y besos.






      he nacido en la época
del quiebre de estrellas
ahora las vicisitudes caen
               sólo camino
 sé que es por dentro el recorrido




                                Mariposas
                    Roja naranja y negra
                 sol detenido en la sierra
                      Verde amarilla lila
              sobre el piso, tras la puerta
                    Mariposas señales
                    posan mi presente
                        lo despiertan
                            a l e t e o
                   abren vuelos gigantes
             achican la espina de la noche
                                 Mariposa
                       gira  el trompo
                       en el centro de la flor
                                detenlo 
                                Mariposa
            estira tu lengua
                  atrapa todo el sol
              en el rojo de tu pétalo.




   Es abrigo la palabra
como sacón de lana pura con dedos curtidos hilada
Es abrigo para el alma
de luz enciende   vuelos altos hasta el cielo.
La palabra que como brisa limpita de mañanita
   sopla bruma y polvillo       limpia el espejo de la mirada
    limpia el corazón   para que refleje
 la palabra sincera       ofrenda  canto  alabanza
   limpia el cuerpo limpia el alma  de fe lo envuelve y lo libera
                       nace y nace esa palabra
          es agua de fuente inagotable
          es luz de luces y de soles
            puro amor cierto  en cada uno  despertando dentro






                                                 Fotones
       detuvimos el viento
          pariendo de pie
     protegimos la especie
    dejando una línea de vellón
en las pircas antiguas de piedra
acariciamos al límite  a la guerra

    en silencio caminamos horas
          llegando a la sierra
           éramos muchos
           empezó el canto
                                         aros de luz








Sentir que somos hojitas
   de un mismo árbol
árbol contento
 sopla al viento canciones
buenos pensamientos
sopla el buen aire
a la historia de la memoria
 del tiempo en espiral
que recorre nuevas sendas
por el mismo camino
despertando raíces
renaciendo en brotes.









Se termino de amasar para que leude en papel y se haga pan en otros ojos           en mayo del 2012 en la casita de pájaros 7colores en villa las selvas
salsipuedes sierras chicas de córdoba argentina
Editado en forma independiente por 7colores
Dibujo de tapa: Marcos Sánchez   Diseño de tapas: Romina Baldo   (¡¡¡Gracias!!!)
Queda permitido reproducir estos textos, qué honor que sean voces de otras voces, como seguro lo es mi voz nutrida de otras voces
que amamantan mi palabra.


  




No hay comentarios:

Publicar un comentario